Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

El 19 de mayo de 2018, el artista Javi Martínez, a quien conozco y respeto desde hace muchos años hizo una pregunta a modo de encuesta pública. La pregunta decía:

 

¿Qué significado tiene para ti la palabra “GRATIS”?

 

Me comprometí con él a elaborar una respuesta, pero esta no cabe en un post de Facebook, así que empecemos:

 

Alicante

Hace algunas semanas tuve el placer de coincidir personalmente con Javi Martínez mientras asistía a un workshop de Corona que Iván Zabalza impartía, de la mano de PlanetaCG, en Alicante. Hablando de todo un poco, hice en voz alta una apreciación sobre este tema y me da en la nariz que algo tiene que ver con lo que Javi está “rumiando”.

Charlando largo y tendido, hablamos de los cambios en los diferentes modelos de negocio y de cómo las redes sociales han contribuido a la transmisión del conocimiento. Nuestra conversación quedó ahí, antes de poder exponer mi punto de vista completo y creo que lo dejé “mirando en la dirección equivocada”.

Lo primero a considerar es que Javi Martínez está relacionado principalmente con la formación. Aunque también produzca y colabore en proyectos que ya me gustaría oler a mí, es muy conocido en el sector por su faceta de experto y por ser el primero en el ámbito hispano que cogió la maleta para recorrer medio mundo impartiendo maestrías y workshops a profesionales del sector (más que a amateurs).

Para los pocos que no lo conozcáis se trata de una persona inquieta, directa y con muchísima iniciativa (incluso algo apabullante). Siempre está valorando cuál va a ser su próximo proyecto y creo que interpretó en mi exposición parcial que estaba conforme con el modelo de transmisión gratuita de conocimiento.

No Javi. Si después de lo que te dije interpretaste eso, está claro faltó más charla. Si estás leyendo esto, atiende a lo que no te pude decir en persona:

 

“Por Dios bendito: ¡NO FORMES GRATIS!”.

 

Porque cuando uno se forma, no lo hace con el objetivo único de “saber más”. También lo hace para obtener mejores competencias que te diferencien de los demás y te permitan generar mayores ingresos.

Y aquí entran en juego las comunidades 3D. Como todas las comunidades, de ellas salen partes buenas y malas.

La buena es el intercambio de conocimiento entre usuarios a nivel “problema particular”: esto es, cuando surgen dudas concretas y usuarios con más experiencia proponen soluciones a problemas que conocen. Los antiguos foros como 3Dpoder se convertían así en gigantescas bases de datos en los que un usuario podía navegar para encontrar respuestas a su problema. Esto ha “involucionado” dado lugar a comunidades en redes sociales donde el conocimiento se pierde en la linea de tiempo y surgen las mismas preguntas una y otra vez.

Por otro lado, y de forma totalmente subjetiva, tienen dos partes muy malas:

1.- La formación gratuita.

Cuando se salta la barrera de “ayudarse unos a otros” para pasar a “formar gratuitamente” es, bajo mi punto de vista (repito), terroríficamente agresivo.

Y que nadie me entienda mal: no estoy atacando a quien forma gratis ni le presupongo mala fé. Esto lo desarrollo más adelante pero, paradójicamente, ellos lo hacen bien. Los que lo hacemos mal somos los que los seguimos y halagamos.

Cuando aparecen fuentes de tutoriales gratuitos, recursos, etc… debemos recordar una cosa: esa información está disponible PARA TODOS y ya no es un valor diferencial. Y no solo eso, sino que estás obligado a invertir tu tiempo en empaparte de ese material o “te quedas fuera”.

Entiendo una especie de modelo “freemium” en el que alguien ofrece pequeños (PEQUEÑOS) tips formativos para atraer clientes (porque somos clientes de quien nos forma, no os olvidéis).

Por supuesto que uno aprende (y mucho), pero bajo este modelo, el que mayor valor obtiene de aportar formación gratuita es quien te la ofrece. Con tus visitas, halagos, descargas y clicks estás ayudando a posicionarlo en el mercado como experto, y ayudando a tu competidor a distinguirse de ti mientras tú aplaudes y das las gracias.

Mientras (y aquí está lo más importante del mensaje que quiero transmitir), se ha disminuido la barrera de entrada y facilitando la entrada de nuevos agentes al negocio: LA FORMACIÓN GRATUITA ESTÁ MADURANDO TU MERCADO, porque no genera más clientes, sino más competidores.

Resumiendo: si hay formación gratuita no hay barrera de entrada, cualquiera con algo de tiempo y ganas entrará a competir contigo y habrá más agentes peleando por el mismo cliente.

¿Te sientes bien cuando te beneficias de esta “gratuidad”? Pues recuerda que, cuando se publica algo “gratis”, lo es para todos y su conocimiento ya no te hace mejor que los demás. Es algo gratis y público: te están obligando a aprenderlo para no descolgarte con tus competidores.

Te ponen a trabajar para ese aprendizaje que no te supondrá una diferenciación ante tus clientes.

En este punto, has estado encerrado en una cárcel, formándote para no vender ni una sola imagen más de las que vendías antes de recibir esa formación pública y gratuita… Porque tu competidor ha tenido exactamente el mismo acceso que tú.

La paradoja de la que hablaba antes en la que no hay mala fé por parte del “formador gratuíto” es esta: está convencido de que está beneficiando al sector y haciéndolo crecer. ¿Y sabes qué? Que así es. Lleva razón. Peeeeeeeero…

Resulta que desde que tomó la decisión de formar, su sector, ese que se está haciendo más grande, es otro: el mercado del técnico que produce y del que te forma ya no son el mismo. El background, el contexto sí es el mismo (la visualización arquitectónica en este caso), pero no el segmento de mercado: se ha inventado un segmento nuevo en el que tú ya no eres “compañero”, sino “cliente”.

Ten en cuenta eso…

2.- La endogamia

El segundo punto de lo negativo de las comunidades…

Pero esto, amigos míos, lo desarrollaré en otro post…

Sobre El Autor

Siempre aspirante a artista 3D. Director de +VIZ Architectural Imagery. Arquitecto y MBA.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. emilio

    no entiendo muy bien a donde quieres llegar, mucha información ha estado siempre ahí, hasta hace poco años, mucho estaba en los libros, y desde hace ya varios años, donde todos tenemos acceso a Internet, todo, repito todo, a sufrido un gran cambio, y es este cambio donde aparecen nuevas oportunidades, donde mucha gente saca y sacara provecho, que alguien ofrezca formación gratuita desde luego que no es para criticar, ni hacer responsable de unos posibles males.Internet da y dará muchas oportunidades a otra gente que antes no tenia acceso a formación y/o información, yo desde luego que estoy totalmente en contra de limitar el acceso a la formación, y dejar que unos cuantos controlen su nicho de mercado.

    Responder
    • Alberto Linares

      Hola Emilio. Estoy de acuerdo en que dar formación gratuita puede no ser criticable. Tampoco debería serlo analizar qué inconvenientes pueden suceder. No propongo eliminarla, sino más bien hacer pensar a quien lo lea para abrir debates sobre pros y contras de diferentes modelos.

      No hay ni habrá nunca una única respuesta, pero si puede haber un enriquecedor debate sobre este y cualquier otro modelo de negocio.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.